Silencio radial por corto circuito

Hace dos meses, más o menos, una lluvia torrencial afectó a Ciudad Juarez. El área en la que vivo suele ser victima de inundaciones y el sólo hecho de salir de mi fraccionamiento puede ser un peligro. Después de muchos años sin ser afectados, por fin ocurrió un accidente y esta vez mi carro fue el que pagó el precio.

No sé honestamente qué lo causó pero me inclino a pensar que de alguna forma el agua maltrato a mi pobre Rojo — sí, mi carro tiene nombre — y llegó a las partes más oscuras de él que ni el mecánico más pervertido había tocado. Rojito ahora sufre de un corto circuito que, espero, sólo afecta su radio y la hace funcionar intermitentemente por lo que puede que en la mañana funcione el radio y en la tarde no, o un día sí y otro no. Es impredecible. Imaginen los largos y dolorosos minutos en el tráfico de las tres de la tarde en un carro sin radio. Sí, duele nada más de pensarlo, ¿verdad?. Si eso no es el infierno, no sé qué lo es.

Todo tiene un lado positivo

Ahora, ya que ha pasado un tiempo y he logrado acostumbrarme un poco a no tener radio cuando uso mi carro, puedo decir que tiene sus beneficios.

  • Manejar con más cuidado: No soy un mal conductor, de verdad. No lo soy, en serio. Tengo mis arranques de locura en que quiero matar al sujeto que va a 40 kmh en una calle de 60 kmh pero es lo normal. ¿Verdad? En fin, no tener radio me ha vuelto más precavido y al menos siento estar más consciente del camino, los demás automóviles y, sobre todo, los demás conductores del diablo.
  • Iniciar conversación: Por más incómodo que sea ir sin radio sólo mientras te desplazas de un lugar a otro, nunca será tan incómodo como ir en silencio junto a otra persona. Al menos eso pienso yo. Digamos que nunca he sido muy conversador y esta nueva energía increíblemente tensa me motiva a soltarme un poco.
  • Más minutos de pre-preparación: Ahora que no estoy distraído por el Morning Show de KLAQ 95.5 en mi camino al trabajo, por fin puedo llegar preparado, sabiendo mis pendientes de antemano y ganando un poco más de tiempo. Créanme, 5 minutos más de trabajo bien invertidos le encantan a cualquier jefe.
  • Que música tan ridícula ponen en la radio: Discúlpenme pero no soy rico y no tengo un radio con entrada auxiliar, USB, bluetooth, sonido surround o tostadora incluida. Rojito tiene su radio de fábrica y funcionaba muy bien para mis necesidades, pero ¿realmente han escuchado la música que pasan actualmente en la radio? Hay canciones que superan los limites de lo ridículo. Mi siguiente carro tendrá auxiliar o no tendrá radio.
  • Cuidar más de mi carro: ¿Sabes a que velocidad, aproximadamente, entra el tercer cambio de la transmisión en tu carro? Yo tampoco lo sabía pero ahora sé que alrededor de los 58 kmh entra el tercer cambio por lo que no debo acelerar más cuando estoy en una calle con limite de velocidad de 60 kmh. Y ahora sé que mi carro rechina cuando doy vuelta a la derecha. Y sé como suena cuando ya no trae aceite. Muchas veces estar distraído por la música no te permite escuchar los cambios en tu carro y luego te toman por sorpresa las descomposturas. Ponle atención, tu y tu carro lo agradecerán.

Como puedes ver, quizá soy un loco optimista o quizá estas cosas funcionan para mi, pero la verdad es que no pierdes nada intentándolo. El primer día va a ser el más incómodo de todos pero los demás ser harán más fáciles. A lo mejor después de algunos días desarrolles un poder ZEN más fuerte que los monjes del Tibet y vivas en paz por el resto de tus días. A lo mejor sólo debes intentarlo para blanquear un poco tu cabeza, olvidar — o lidiar con — tus problemas y concentrarte mejor. Quizá no pase nada y no te guste.

Te reto a que hagas un intento, nunca sabrás que puedas ganar hasta que lo hagas. No hay nada que perder. Si te gusta la experiencia o te pasa algo fuera de lo normal, no dudes en compartirlo debajo, en los comentarios.



Show Comments