Afecto afectaste, afecto afectaré

Han pasado muchos años desde que pasé por aquí la ultima vez.

No sabría decir si es nostalgia u orgullo, un je ne sais quoi, algo que me hace regresar. Hay algo que me hace sentir que las palabras que están aquí escritas fueron honestas, fueron reales, fueron mías y fueron suyas. Cómo se comparten momentos con personas que ya no están a nuestro lado es algo que va más allá mi comprensión y, sin embargo, aquí estoy, sentado en la misma silla, con las manos en la misma posición mas en diferente máquina y mis pensamientos vagantes tratan de tomar coherencia. Igual que la ultima vez.

Hoy no vengo a escribirte. Y aún así lo estoy haciendo.

No vaya yo a caer en la costumbre y no vayas tu a formar parte de un futuro que no te pertenece porque no lo quisiste. Aunque siempre te quise. A pesar de que tus perlas blancas tiñen el color de mis ayeres, hoy su cabello negro y sus labios rosas habitan lo que llamabas tu corazón vacante. Cariño, cariño no te tengo. Afecto afectaste, afecto afectaré. Te convertiré en poesía, prosa y estrofas mas no serás tu. Más no seré yo. Las palabras serán suyas, de su pecho, de su boca y de su almohada. Nada podrás hacer, porque estas palabras se sienten tan mías como alguna vez te sentiste tan tuya, como se siente ella tibia, como aquella vez te sentiste tan pura. Sentíamos a dios en la boca y, oh, la verdad es tan dura. Si tu no estas ahora y yo no soy el mismo las palabras en papel se mueren, en pestañas se convierten. Sirven hasta que no sirve y se pierden en el abismo.

Aunque sean de ti, estas palabras son suyas, hasta que no lo sean. Hasta que ya no seamos o hasta que seamos más.



Show Comments