Pensamiento 20150807

De depresión y problemas psicológicos

Nunca he podido entenderlo. Así de sencillo. Mi cabeza no lo concibe.

No entiendo como alguien se consume a si mismo de tal forma que termina en el fondo de un extraño universo tan oscuro y tan solitario. No hablo de los casos suicidas, sino de los casos en que las razones no son tan grandes para quitarse la vida pero son suficientes como para vivir de forma incomoda. Hablo de aquellos de depresión o problemas psicológicos menores — si es que esos existen y si es que podemos llamarlos así; aquellos que obligan a visitar a un psicólogo o psiquiatra de forma periódica. Simplemente no lo entiendo.

En ningún momento y bajo ninguna circunstancia me atrevería a decir que los problemas de alguien no son problemas o los minimizaría e ignoraría, a fin de cuentas cada cabeza es un mundo y cada mundo sufre de forma diferente ante circunstancias diferentes. Tampoco tendría el valor de decir que no los he tenido o que no los estoy enfrentando en este mismo momento. La verdad es que simplemente no lo sé. No sé si tengo problemas psicológicos. Y la verdad es que no presto mucha atención a ello. Sólo sé que si los tengo son míos y me hacen quien soy. Y me gusta cómo soy. Y las partes que no me gustan igual trato de cambiarlas para agradarme más. No las trato como problema.

Y quizá esa sea la cura. No me refiero a ignorar totalmente el hecho de que se tienen problemas o pretender que no existen, sino al hecho de acogerlos. Dejar de verlos como problemas y verlos como manchas en un bonito cuadro de arte abstracto que estás pintando. Sí, están ahí y puede parecer que arruinan el cuadro pero forman parte de él y es tuyo. Puedes borrarlas si quieres, puedes combinarlas con otros colores y hacer manchas bonitas. Eres el arte pero también eres el artista.

Tal vez en este momento esté yo atravesando el momento más oscuro de mi vida y no sabría decirte con certeza que lo es. ¿Me convierte eso en un tonto? Igual y sí. Pero he pasado varios momentos oscuros en mi vida y aquí sigo, esperando aquellos por venir. Sin depresión, creo. Sin tristeza. Un poco negativo y carente de optimismo, tal vez, pero no lo veo como un problema. De igual forma, si no sucede lo peor posible ya es ganancia, ¿no?



Show Comments