Pensamiento 20160116

Probablemente esto se ha dicho un millón de veces, pero ahora es mi momento de escribir acerca de ello. No saben como me fastidia escuchar frases como:

¿Has visto la imagen de Facebook que dice...?

¿Viste el tweet de [x persona]?

¿No viste lo que puso [x persona] en Facebook?

¿Ya viste [x video] en Youtube?

¿Por qué?

¿Todavía pueden atreverse a preguntar por qué?

Razón # 1: Chismoso que eres

Es la cosa más aberrante del Universo. Es la confesión perfecta de que vives vigilante de la vida de los demás. Aun y cuando las redes sociales te disfracen el contenido como algo que esa persona quiere compartir para que todo el mundo lo sepa, ¿realmente tienes que ver todo lo que comparten? ¿En la vida real te interesan todas las cosas (buenas o malas) que una persona comparte?

En mi caso, si una persona empieza a decir tonterías inmediatamente pierdo el interés y pasa a la lista de con quienes no platicar. Y, definitivamente peor, en algunas ocasiones tampoco me interesa escuchar las cosas interesantes o buenas y validas que tengan para decir; solo estoy, como muchos, esperando mi turno para hablar. Solo estoy siendo sincero aquí, muchachos.

Razón #2: La cantidad de tiempo perdido

¿Han contado el tiempo que pasan en las redes sociales? Si quieres conocer promedios de tiempo de uso y numero de usuarios, hay un sin fin de estudios y estadísticas que inclusive las mismas compañías suelen publicar. En resumen, es muchísimo tiempo. La ultima vez que leí acerca de eso, creo que, sumando las horas, la humanidad ya había pasado más tiempo en Facebook que el tiempo que tiene la humanidad de existir. Es negativamente increíble.

Y seamos honestos, todos hemos sacado el celular para revisar algún red social cuando estábamos rodeados de personas, es decir, siendo realmente sociales. "Un minutito nada más" — pensamos todos antes de durar aproximadamente 5 minutos abstraídos de nuestro entorno. Al carajo la atención a los demás, ¿verdad? Estamos poniendo atención a otros demás.

Razon #3: El aislamiento

Personalmente, el tiempo que paso en Facebook es casi nulo. No tengo el Messenger instalado y tengo la sesión cerrada en la aplicación principal de Facebook. Si fuera por mi, no la tendría ni instalada pero es difícil convivir con personas que esperan que veas todo lo que publican y sepas que esta pasando en sus vidas. Hasta se ofenden si no lo has visto. Por cierto, hace un tiempo me despedí de mi vida social porque todos los eventos que habrá en el mundo están ahí publicados, esperando a que me entere y asista. Obviamente, me los perdí todos. Pero lo gracioso es que todos llegan a preguntarte si vas a ir a el evento y cuando no sabes de que hablan, todos, TODOS, te contestan un hermoso "Lo publique en Facebook y te mande la invitación". Personalmente, yo contesto así:

¯\_(ツ)_/¯

Pero el punto es el mismo. Si no ves algo que publican, algo que tuitean, o algo que vieron en Youtube reaccionan como si estuvieras en otro planeta. Como si te hubieses perdido del mayor no se qué del mundo y hubieses pasado los últimos años viviendo en una cueva. Estas aislado, eres diferente y eres raro. Al menos yo así me siento cuando contesto que no uso Facebook.

Podrían seguir las quejas pero...

En fin, las redes sociales producen esto. Todos están esperando que veas las mismas y todas las cosas retorcidas que ellos ven, que asistas a eventos a los que no te invitan propiamente, que los felicites en su cumpleaños publicando en sus muros pero nunca los veas en la vida real para darles sus abrazos, que te rías de sus tuits, que entiendas cuando te hablan para pedirte que le des like a algo para que ganen viajes aun y cuando nunca en la vida te vuelvan a hablar y un sin fin más de cosas que ya no dan vergüenza porque es en lo que nos hemos convertido y es algo normal.

Ser malos amigos a la antigua es el ser mejor amigos a lo moderno. Pero cómo cambian los tiempos, ¿no?

Posibles soluciones

Un profesor mio dijo en algún momento que si le importas a un persona entonces toda su atención será para ti. Y así comencé a filtrar a mis amigos.

Invita a tus amigos - citas o parejas románticas - a tomar un café o algún lugar donde tengan que platicar o morir de aburrimiento. Puede haber 3 resultados significativos:

  1. Si la platica es excelente y nunca usan su celular, guárdalos como amigos.
  2. Si en algún momento sacan su celular y pasan minutos en silencio viendo las pantallas frente a sus ojos, quizá no le importas tanto...
  3. Si mueren de aburrimiento pero nunca usan sus celulares y se esfuerzan por platicar, entonces tal vez tengas enfrente a una gema preciosa que debes acoger y cuidar como el tesoro más precioso del mundo.

NOTA: Yo considero que usar el celular para mostrar cosas graciosas y convivir es aceptable, siempre y cuando no se base todo en eso.

Y ahí están, mis quejas y mis consejos referentes al tema. La tecnología ha moldeado nuestras vidas de formas diferentes y en ocasiones no todos los resultados son buenos. Pero como siempre, todo depende del cristal con que se mire. Este fue el mio.


Imagen de cabecera por Alejandro Escamilla para Unsplash.



Show Comments