Pequeños recuerdos de oro

A veces esta lluvia me quema la piel. El cielo, nublado, se esconde entre un manto plateado y deja entre ver su brillante perla. Que día tan agradable para ser libre, volverme al humo que sólido se encuentre entre mis dedos. Desde la terraza, y aunque todas iguales, las casas…