¡Pero tampoco me imagine que se odiaran tanto!